Piezas de la colección

Prácticamente desde su botadura se convirtió
en el buque insignia de la Marina Real Inglesa, y participó en las
principales campañas navales hasta que, tras el Tratado de Paz
de Versalles suscrito con Francia en 1783, regresó a Portsmouth
para su restauración, reincorporándose, seguidamente,
a las operaciones del Mediterráneo, que quedaron interrumpidas
en 1798, ya que desde entonces y durante los dos años siguientes
quedó convertido en buque-hospital de apoyo.
En 1801 volvió a entrar en dique para su casi
completa reconstrucción y dos años más tarde se reincorporó
al servicio activo en el Mediterráneo como buque insignia
del almirante Nelson. En 1805 participó victoriosamente
en la batalla de Trafalgar, aunque pagando un alto precio: Nelson
resultó herido en la contienda y falleció en el propio barco días
después. Pasó a la reserva en 1824 y un año más tarde,
por suscripción popular, se inició su restauración, que quedó
terminada en Gibraltar en 1828, desde donde en 1922 fue
trasladado a Portsmouth y alojado en dique seco, en el que aún
permanece como Museo Naval y orgullo de la Marina Británica.