Novedades

Un astillero en miniatura en el centro de Sant Jordi

Maquetistas navales de Ibiza muestran sus creaciones en las oficinas municipales hasta el martes.

Galeones, un ´pailebot´ ibicenco, jabeques, ´clippers´ y otras embarcaciones a escala hasta totalizar una veintena de ejemplares pueden ser admirados en Sant Jordi hasta el martes. Se trata de réplicas exactas de los barcos originales, construidos por maquetistas ibicencos.

Una veintena de barcos de todas las épocas, construidos a escala, se exponen entre hoy y el martes en las oficinas municipales de Sant Jordi para dar a conocer el apasionante mundo del maquetismo naval, una afición capaz de generar obras de arte como las elaboradas por Vicente Torres Costa, Alfonso Ronda y otros ibicencos que han aportado sus barcos para la ocasión.

Uno de los más impresionantes es el ´San Felipe´, un navío del siglo XVIII, artillado con 80 cañones, al que Vicent Torres dedicó nada menos que cuatro años de trabajo casi diario. Logró finalizarlo en 1993 y hoy constituye una de las ´joyas´ particulares de este hombre que en verano cumplirá 70 años y atesora una impresionante trayectoria en el campo del modelismo, tanto naval como aéreo. También es obra de sus privilegiadas manos la maqueta del pailebote ibicenco ´Joven Teresa´, «el último barco que fue construido en Ibiza», señala Torres, quien recuerda que él mismo trabajó durante varios años en el buque original, botado en 1966 y que puso fin a la larga y brillante tradición naval pitiusa.

A partir de un trozo de corcho
Vicent Torres ha elaborado el ´Joven Teresa´, de alrededor de un metro de eslora, a partir de sus propios planos y desde un trozo de corcho que ha ido modelando hasta lograr dar con las proporciones del buque original. Aunque parezca un sistema tosco, «era así como se construían los barcos de verdad», afirma este veterano experto, que a los 10 años ya construía maquetas con corteza de pino, según comenta divertido.

Otros barcos de la muestra, como un drakkar vikingo cuyo kit (caja de componentes y piezas) fue adquirido en Holanda por Alfonso Ronda, un jabeque árabe de Joaquín García Campillo o un típico vapor fluvial del Mississipi, todos ellos réplicas exactas de las embarcaciones reales, componen también la muestra. Ronda, que pese a llevar pocos años en esta afición se ha convertido ya en uno de los constructores más entusiastas de la isla, es también el autor de un pesquero vasco –el ´Goizgorri´– dotado con todos los detalles.

En la sala de las oficinas municipales de Sant Jordi puede verse también un galeón a medio construir, junto con algunas de las herramientas más empleadas en este hobby, «para que la gente se haga una idea de cómo funciona esto», señalan Alfonso Ronda y Vicent Torres.

El casco, compuesto por costillas y forrado con largueros y listones en varias capas sucesivas, no es, pese a su complejidad, lo más difícil del proceso constructor. «La arboladura lleva mucho trabajo, sobre todo si se hace bien, porque otra cosa es poner cuatro hilos y ya está», afirma Torres mientras muestra el intrincado conjunto de cabos, escalas, vergas, cofias y otros elementos que acompañan los palos de todo velero.

La exposición, que también incluye barcos de Francisco Vázquez y el fallecido José López Rodríguez, puede visitarse hoy de cinco a ocho de la tarde; mañana domingo de once a dos del mediodía y de cinco a ocho de la tarde; el lunes de cinco y media a siete y media y el martes, de once a dos del mediodía.

Fuente: Joan Lluís Ferrer . Diario de Ibiza